viernes, 6 de abril de 2012

Tangerine Dream - Phaedra


Del año 1974, es el primer álbum de la banda electrónica alemana Tangerine Dream para la entonces recién nacida disquera Virgin, aunque si bien no es el primer álbum de la banda que ya contaba en su haber con otros discos de menos repercusión comercial que éste, sí se le considera popularmente como el iniciador del llamado estilo "Escuela de Berlín" (música ambiental de estilo "cósmico" o "planeadora y flotante") que llegó a ser bastante popular en la esfera electrónica de la década de los 70's y que se considera antecesor directo de la ahora mundialmente conocida y sumamente popular "Música Trance". De naturaleza ominosa, distante e invernal; es un trabajo que no deja indiferente al oyente sea neófito o analista experimentado del género, ya que por una parte es técnicamente complicado en cuestiones de instrumentación (obviamente analógica por la época) con la utilización de órganos y sintetizadores como el Mellotron, el VCS3, y el Moog principalmente; aunque por otra parte su escucha no resulta tan abrumadora como en otros trabajos anteriores de la banda como por ejemplo el extrañísimo "Electronic Meditation" o el terrorífico "Zeit". Cabe recalcar que este trabajo parece estar vagamente inspirado en una tragedia de la mitología griega acerca de una mujer llamada Phaedra o Fedra precisamente, la cual se enamoró de su hijastro Hipólito, pero al ser rechazada por éste en un arranque de despecho lo acusó de intento de violación con su esposo Teseo a lo cual procedió a entregar a su hijo a la furia de Poseidón quien envió un mounstro marino que terminó por espantar a los caballos del mismo Hipólito que fué arrastrado por ellos causándole a este graves heridas y posteriormente la muerte. Por tanto, Fedra llena de culpa y remordimiento terminó suicidándose.

"Phaedra" llevando el título del álbum y siendo la composición de más larga duración de éste (17:46 para ser exactos) es una pieza flotante y a la vez rítmica por el uso de secuenciadores (aquí se hace evidente su clara influencia en el "Trance") que llega a tener una cierta aura espectral por asi decirlo, como si nos estuviéramos moviendo entre un mundo subconsciente de ensueño lleno de luces y sombras donde todo lo que creíamos muerto cobra vida. Como dije anteriormente todo transcurre sobre una base de secuenciador a la que se le van agregando, quitando y transformando diversos sonidos que parecen salidos de ultratumba, a veces dando la impresión de coros lejanos y a veces de pequeñas partituras de orquestas ahogadas, lo que le dá algunas cualidades acuáticas a la pieza, aunque no estamos hablando de H2O precisamente, sino de las "aguas" del subconsciente tal vez. De esta forma todo va pasando de manera mas o menos tranquila y constante con algunos crescendos y minuendos pero sin sobresaltos, hasta llegar por ahí del minuto 09:30 que es cuando empezamos a notar una elevación paulatina del secuenciador que una vez alcance un punto álgido traerá consigo un cambio, que resulta ser bastante tenebroso por cierto. El ritmo desaparece súbitamente y todos esos sonidos "del más allá" salen a flote y toman el protagonismo de la composición de aquí en delante resultando en una experiencia de lo más escalofriante. Entretanto incluso se puede escuchar el sonido sampleado de lo que parece ser el ladrido de un perro, lo que me trae a la mente un punto de la mitología egipcia que dice que al momento de morir, el dios de la muerte "Anubis" representado con la forma de un "chacal" por cierto, resulta ser nuestro guía por los desiertos del más allá llevándonos en último término a la Necrópolis o ciudad de los muertos. No sé si esta era la intención de la banda, pero por lo menos esta es la impresión que me deja esta magnífica y compleja pieza, sin embargo, para mí el corte que se realmente se lleva las palmas es el siguiente a éste...

"Mysterious Semblance At The Strand Of Nightmares" con una impecable utilización del Mellotron ligeramente sintetizado, es sin lugar a dudas una de las mejores piezas electrónicas jamás concebidas y de la banda en sí que ahora nos demuestra de lo que es capaz; de una belleza inusual por lo siniestro de su sonido nos deja contemplando la luz de la sombra, la inherente severidad y magnificencia del invierno oculta para muchos ojos despistados, y en última instancia, el verdadero significado trascendental y transmutador que conlleva la muerte, que lejos de ser un acontecimiento nefasto es en realidad uno de los motores de la vida misma y de todo lo que existe, "La Transformación de la Energía". ¿Quién dijo que la electrónica es fría y carente de emociones? quien lo haya dicho debería reconsiderarlo después de escuchar esta pieza simplemente sublime.

"Movements Of A Visionary" se presenta como una variación del primer track y se siente mucho más como un perfecto soundtrack para algunas novelas de Ci-Fi sobre Inteligencia Artificial, algo de Isaac Asimov tal vez. Sin embargo, pese a venirnos mostrando un lado ligeramente más amable y menos oscuro de Tangerine Dream y a ser un tanto más enérgica y espacial que otra cosa, este corte tiende a pasar un poco desapercibido debido a la grandilocuencia de los dos temas anteriores y no por su falta de calidad que la tiene de sobra; además aquí se puede vislumbrar el estilo predominante que la banda tomaría en trabajos posteriores, y como si fuera poco, es también el estilo que predomina en la temprana obra de Jean Michel Jarre, en "Oxygene", "Equinoxe", y "Les Chants Magnetiques" sobre todo, sus mayores éxitos en ventas merecidamente.

"Sequent C'" es una breve y enigmática pieza para flauta que lejos de mostrarse apresurada o de relleno por su corta duración y por su aparente simplicidad, funciona a la perfección como cierre de un disco redondo e impecable como éste, ya que contiene toda esa presencia onírica y de lejanía abismal que se viene percibiendo durante todo el trabajo pero sin ninguna parafernalia, es decir, de una manera más seca y minimalista, lo cual como dije anteriormente la convierte en un outro perfecto. Por cierto, que bien le quedan las imágenes antiguas tomadas desde el frente de una locomotora en Barnstaple, UK en el año de 1898. Llega a parecer que la flauta se convierte por momentos en el sonido distante del silbato de una antigua locomotora de vapor, toda una genialidad y muestra del poder de sinestesia que todos tenemos en nuestro cerebro, bravo por el creador de este video.

Asi pues, "Phaedra" se convierte en uno de esos álbums de cajón que no puede faltar en ninguna colección melómana, tanto por su repercusión estilística en la esfera musical en años posteriores llegando incluso a la actualidad, como por su compleja profundidad y extraña belleza que parece contener más misterios de los que aparenta a simple vista. En fin, es casi de audición obligada señores.

2 comentarios:

  1. Los TD venían de donde venían en sus años rosas, e iban hacia donde iban, a algo más "convencional", pero Phaedra sigue sorprendiendo no solamente por ser una propuesta oscura y relativamente difícil, sino porque tuvo un éxito aceptable, cosa rara pero estupenda. Buena crítica, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es Conde, entre los años rosas y los años Virgin, Phaedra se viene conviertiendo en una especie de puente que une a la perfecciòn lo experimental con lo... digamos, más digerible; y que por lo general gusta tanto al neófito como al seguidor incondicional de la banda. Gracias por tus comentarios, un saludo.

      Eliminar